Consumir fósforo ayuda a la formación de huesos y fortalecimiento de los dientes, para la prevención de la osteoporosis que es una enfermedad esquelética en la que se produce una disminución de la densidad de masa ósea. Así, los huesos se vuelven más porosos, aumenta el número y el tamaño de las cavidades o celdillas que existen en su interior, son más frágiles, resisten peor los golpes y se rompen con mayor facilidad.

No hay ninguna descripción de la foto disponible.

Por AAM

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *